• Doctor Sonrisas

Sólo con el corazón se puede ver

La mayoría de las personas vivimos con el temor de perder a un ser querido, otras más, tenemos miedo o imaginamos qué es lo que sucede después de morir. Sin embargo, yo creo en Dios y en la reencarnación por causalidad, es decir; que gracias a la decisión de una persona extraña podemos seguir viviendo. Que sin conocerte decide darte una oportunidad de vida o de mejorarla para siempre. Creo en esa familia y en el apoyo para tomar una difícil decisión después de perder a un ser querido, poder conceder vida a alguien más sin ni siquiera saber quién es.



Mi nombre es David Javier Alvízar Moreno, tengo 32 años y en 2013 fui receptor de mi primer trasplante de cornea en el ojo derecho, a punto de perder la vista, mi familia y yo iniciamos un proceso largo y difícil, pero sobre todo desconocido y con muchas preguntas al respecto.


Cursando la preparatoria se me desarrolló miopía y astigmatismo en ambos ojos, como cualquier persona visitamos un local donde pudieran graduarme unos lentes y listo. Después de unos meses la graduación fue aumentado a un punto donde tuve que adquirir y aprender a utilizar lentes de contacto, los cuales fueron el principal causante del daño que sufrí en las corneas, al ser lentes de contacto correctivos y con motivo de impedir que continuara la deformación en mis corneas, estaban elaborados con un material muy rígido, la sensación al utilizarlos era como el traer todo el tiempo una basura en los ojos, el constante rose con las corneas fue haciendo estragos y daños milimétricos en ambos ojos, al grado que en ocasiones prefería no usarlos.


Cursando ya la universidad y estudiando la carrera de arquitectura, desarrollando mi proyecto de tesis realicé una visita a la ciudad de Puebla, Pue. Y gracias a un familiar me convenció de recibir un diagnóstico diferente y buscar una solución al daño que ya tenía en ambas corneas. El 14 de febrero asisto a la Unidad Oftalmológica de Puebla y es cuando el Dr. me da la noticia que yo sabía y que no quería escuchar: “necesitas un trasplante de córnea”.


En esta parte del proceso, donde aparte de ser costoso, muy minucioso por todos los estudios que te realizan por compatibilidad, permaneces en lista de espera y sé que hay muchas personas que continúan en proceso de espera de un donante; sin embargo, en mi caso gracias a Dios solo pasaron unos días cuando recibí la llamada de que estaban listos para realizar el trasplante, el 28 de febrero del 2013 recibí el trasplante de córnea derecha, después de más de 1 año de recuperación y en el cual pudo haber rechazo del órgano, iniciamos el proceso para el segundo trasplante. El 26 de mayo del 2016 recibí la segunda cornea.


Actualmente me desempeño como arquitecto y mi vista se encuentra en un 98% de visibilidad con unas corneas saludables y en perfecto estado. Agradezco a Dios y a esas dos personas que me dieron la oportunidad de seguir conservando mi vista. Gracias a mi familia y amigos, pero sobre todo a la Fundación Dr. Sonrisas por la oportunidad de poder compartirles un poco de mi experiencia como receptor de donación de órganos e invitarlos a ser donantes, podemos marcar la diferencia y mejorar la calidad de vida de muchas personas. Gracias a los que tomaron la decisión de ser donadores activos y decirles que existe la reencarnación por causalidad.


Porque sólo con el corazón se puede ver y si es azul, es mucho mejor. Lo esencial es invisible a los ojos.


pie.png

Nuestras Redes

  • Facebook Fundación Dr. Sonrisas
  • Instagram Fundación Dr. Sonrisas
  • Twitter Fundación Dr. Sonrisas
  • Youtube Fundación Dr. Sonrisas
Recurso 45.png

Contacto

Oficinas Centrales:

Calle Pena Pobre 86, Toriello Guerra, 14050 Ciudad de México.

Teléfono:

(55) 4444 3673

Correo:

prensa@drsonrisas.org

Transparencia

Otros Enlaces

© 2020 

Todos los Derechos Reservados

Fundación Dr. Sonrisas A.C.

Recurso 44.png